Fumar arruina los beneficios de la actividad física

El tabaquismo es considerado hoy en día como un asunto de preocupación para el bienestar social, pues no sus efectos negativos no sólo reinciden en la aparición de cáncer, sino también en el enfisema pulmonar, la debilitación del sistema inmunológico, cambios en el ritmo metabólico y por supuesto, en limitar o anular los beneficios que se pueden obtener al realizar algún tipo de actividad deportiva, contrario a lo que algunos piensan, pues en efecto, todavía hay quienes creen que hacer ejercicio les hace inmunes al cigarrillo.

El cigarrillo como causante de terminar carreras deportivas prematuramente

Y la realidad es otra. A lo largo de la historia se ha visto como muchos deportistas, amatéur o profesionales llegan al fin prematuro de sus carreras, como consecuencia de la adicción al tabaco. Diversos estudios han demostrado que los corredores de fondo pueden ver afectado su rendimiento por cada cigarrillo diario que consumen. Algunos incluso registraron retrasos de hasta 40 segundos en sus tiempos de carrera por unidad fumada.

El problema se debe, como no podría ser de otra forma, a que el hábito de fumar reduce la capacidad de los pulmones, lo que increcimienta el tiempo de recuperación y por ende, disminuye el rendimiento deportivo. Casos como estos demuestran que el tabaquismo no sólo impide el progreso a los atletas de cualquier disciplina, sino que también puede anular cualquier otro beneficio a nivel cardiorrespiratorio.

Renunciar al tabaco puede devolvernos a un estado de mejor rendimiento

Sin embargo, también existen estudios que afirman que renunciar por completo al tabaco, al mismo tiempo que se retoma y mantiene la actividad física por un periodo prolongado de tiempo, puede llevarnos a que recuperar un estado de rendimiento físico más óptimo, mejorando el desempeño no sólo en los entrenamientos, sino también en las competencias.

Debemos recordar que la práctica de cualquier disciplina deportiva, tales como nadar, correr, levantar pesas, etc, contribuyen a tener un equilibrio físico y mental mucho más completo; efecto totalmente opuesto al tabaquismo que incide en el desarrollo de enfermedades, reduciendo la calidad de vida y acortando la longevidad.

Esto nos lleva a la conclusión de que con el fin de gozar una vida mucho más extensa y de mejor calidad, únicamente es posible cuando nos alejamos de los malos hábitos, especialmente aquellos que crean adicciones y que no sólo se limitan a fumar varios cigarrillos diariamente, sino también a consumir otras sustancias como el alcohol con frecuencia o incluso comer inconmensurablemente, pues los perjuicios que estas acciones tienen son demasiado y claramente, no vale la pena correr el riesgo aún a pesar del placer momentáneo que cualquiera de estos hábitos puedan ocasionar en nuestro cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *